jueves, 27 de julio de 2017

EL CIO y la transformación digital

Cuando se trata de transformación digital, los cambios en la cultura y los procesos van de la mano con la adopción de las nuevas tecnologías y las nuevas formas de hacer negocios.
La transformación digital afectará a muchos departamentos y personas de su organización en diferentes etapas. La mejor manera de tenerlos listos para participar y estar abiertos al cambio es involucrarlos temprano en diferentes actividades que probablemente sean fundamentales para su participación. El CIO debe ser capaz de anticipar algunas de estas prácticas y asociarse con sus colegas para desarrollar programas de aprendizaje.
Para los que estamos en el viaje de la transformación digital es muy importante considerar lo siguiente:

Redescubrir las necesidades de los clientes.- Es muy importante involucrar a los clientes y prospectos para aprender de sus necesidades, valores, puntos de dolor, frustraciones y prácticas. La transformación a menudo requiere que las organizaciones re-imaginen su modelo de negocio, productos y servicios basados ​​en un nuevo conjunto de oportunidades y amenazas digitales. Cualquier cosa que haya funcionado para la organización para comercializar, vender, distribuir, fabricar y mantener sus productos legados es probable que cambie en función de las nuevas necesidades de los clientes. Las empresas necesitan líderes con diferentes antecedentes y habilidades para descubrir oportunidades impulsadas digitalmente que desempeñan un papel mayor en el servicio a los clientes. El CIO debe llegar a los líderes de ventas para conocer las necesidades emergentes de los clientes clave.

Dar prioridad a las prácticas digitales.- Las organizaciones necesitan una estrategia de arriba abajo, pero la transformación digital está habilitada por las prácticas de fondo. La transformación digital requiere procesos ágiles para que los equipos puedan procesar los comentarios de los clientes y actualizar sus prioridades. Necesita equipos operativos para automatizar las configuraciones, de manera que los nuevos entornos de desarrollo y prueba puedan activarse cuando sea necesario. Para tener éxito en la transformación, muchos más empleados necesitarán analizar datos y compartir ideas. Hay mucho que el CIO puede hacer para habilitar estas prácticas para que la organización esté preparada para manejar las prioridades impulsadas por la transformación.

Impulsar el aprendizaje organizacional.- Los CIOs deben permitir a la organización aprender nuevas prácticas y tecnologías. Los tecnólogos necesitan tiempo para aprender nuevas plataformas y prototipos de capacidades emergentes. Los vendedores necesitan probar nuevas herramientas y estrategias de comunicación para llegar a sus clientes y prospectos. Los vendedores necesitan aprender a hacer preguntas que ayuden a determinar las necesidades estratégicas, el valor del cliente, los flujos de trabajo, las personas, los precios y la ayuda en la definición de productos con capacidad digital. El CIO debe estar asociado con el departamento de recursos humanos para alinear los objetivos de desempeño en torno a las prácticas impulsadas digitalmente.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Por qué los bancos están pensando en renovar su Core Bancario?

Recuerdo cuando a fines de la época de los 80 la mayor parte de los bancos tenían sus Core Bancarios propietarios,  centralizados en grandes equipos mainframes casi la mayoría de esos equipos de la marca IBM muy complejos y muy costosos (usábamos los famosos terminales 3270, los lenguajes de programación Cobol, Cics, Assembler, archivos VSAM o bases de datos DB2) luego vino la tendencia y la novedad de los sistemas de  tecnología cliente/servidor los cuales si bien ayudaban a descentralizar pero así mismo muy difícil de administrar y mantener, ahora nuevamente estamos regresando a los sistemas centralizados pero en la Nube por supuesto soportados en mejores infraestructuras tecnológicas tanto de Hardware como de Software y por supuesto con costos mucho más bajos.

Un alto porcentaje de los bancos consideran que tendrán que reemplazar su sistema bancario en los próximos tres a cinco años, con casi un 90%  a favor de incluir tecnologías SaaS y/o IaaS basados en la nube.

La alta dirección de los bancos se ha dado cuenta que la tecnología existente de sus bancos ya no puede soportar sus necesidades y consideran inevitables que los bancos deben modernizar su tecnología, comunicaciones y procesos para evitar la pérdida de cuota de mercado y no se diga si vemos el ritmo galopante con que vienen avanzando las Fintech.

No se puede convertir un banco a digital sin la renovación de sus sistemas básicos y no se puede renovar los sistemas sin utilizar cloud para la gestión de los datos y parte de la operación. Para responder a los cambios requeridos incluso puede ser necesario plantearse la opción de trabajar con nuevos proveedores de tecnología incluso cuando estos tengan menos referencias que los proveedores tradicionales.

Esto de innovar y ofrecer nuevos productos financieros rápidamente tiene sus riesgos y tenemos que estar de acuerdo que la seguridad tanto para nuestros clientes como para la institución debe mejorar debido a los crecientes riesgos  asociados con la tecnología en la nube y multicanal.

Uno de los mayores obstáculos en la modernización es conseguir la aceptación y patrocinio por parte de la alta gerencia, también debemos reconocer que los bancos están demasiado ocupados en el cumplimiento de las regulaciones para los organismos de control lo cual es un obstáculo serio para pensar en términos de innovación.

La amenaza de nuevos participantes y competidores disruptivos es cierta y se reconoce que empresas como Google, Apple, Amazon  son una amenaza real que podría robar a sus clientes. 

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Las mejores prácticas para implementar un Core Bancario

Los banqueros lo saben y a menudo se refieren a los cambios  de un Core Bancario como una cirugía a corazón abierto, las vastas plataformas que soportan la transaccionalidad y la operación del día a día de un banco son críticas para la supervivencia del mismo, en consecuencia los costos y los riesgos de los proyectos bancarios son altos.

Producto de la experiencia en muchos quirófanos de la industria bancaria nacional y latinoamericana, de los errores, los fracasos, de la investigación, de la lectura de mucha literatura sobre este tema, considero que por la salud del paciente debemos tener en cuenta las siguientes mejores prácticas.

1.-  Establecer un plan o un programa de trabajo es imprescindible, fijar los principales hitos, aunque los planes son realmente grandes, complejos e inciertos siempre nos ayudan para ubicarnos donde estamos y para tomar decisiones, si se pierde el rumbo también se pierde el presupuesto y todo lo demás. Si un plan de 2 años se convierte en 3 años costará un 50% más, uno de los mayores costos es el costo de la gente. Ocasionalmente se pueden tomar decisiones menos perfectas pero se las puede ordenar más tarde en lugar de tratar de construir la solución perfecta. No puedes permitirte dejar al paciente en la mesa del quirófano demasiado tiempo, si estás trabajando en el corazón y vez algo mal con los riñones probablemente tengas que ocuparte de eso pero más tarde y con otro especialista.

2.- Limpiar los datos antes de la migración.-  La limpieza de los datos es algo que hay que hacer de antemano, hay que limpiar y depurar los datos en el sistema antiguo, no espere que el nuevo sistema lo haga. Los bancos y las empresas en general necesitan centrarse en conocer y dominar sus datos para así poder mantener el control sobre toda la información.

3.- Crear un comité de dirección del proyecto para  la toma decisiones de alto nivel para arbitrar los diferentes puntos de vista ya se en las líneas de negocio, operaciones o de tecnología. Este órgano debería reunirse al menos una vez al mes o cuando la situación lo amerite y las decisiones deberían ser definitivas y vinculantes.

4.- Use implementaciones piloto mientras se pueda y sea necesario, esto ayuda a resolver las novedades y distorsiones antes de realizar un despliegue a gran escala.

5.-  Jamás trate de hacer todo a la vez.- No se debe poner todos los –artículos- en la lista de deseos de los requisitos del nuevo sistema, lógicamente existirán algunos usuarios que piensen que su lista de deseos no está siendo atendida, recuerda que esta es una cirugía de corazón abierto. Para la primera transformación reduzca lo más posible la nueva funcionalidad simplemente intente migrar su negocio existente a la nueva plataforma, una vez que se encuentre en la nueva plataforma podrá comenzar a implementar nuevas funcionalidades.

6.- Espere excesos en tiempos y costos.- Nunca he visto un proyecto en la industria bancaria que se cierre a tiempo y dentro del presupuesto, debido a que son proyectos grandes y complejos siempre hay sorpresas y rara vez son agradables.

7.- Trate de mantener y retener a los empleados de TI existentes incluso si está cambiando a una nueva herramienta tecnológica, es muy desmotivador para la gente saber que tan pronto el nuevo proyecto termine algunos serán despedidos, capacite y prepare al mejor personal en el nuevo sistema.

8.- Profundice mucho y siempre refuerce la capacitación de los usuarios finales antes de la salida a producción,  ellos siempre nos vendrán a decir de cosas que no funcionan bien ya sea con razón o por desconocimiento, en gran parte los usuarios finales determinan el éxito del proyecto.

9.- Administre la migración estrictamente.-  La definición de la fecha de corte y el mejor momento en que los datos se encuentren preparados para la migración debe manejarse y respetarse estrictamente para que el proceso pueda funcionar sin problemas.

10.- Este preparado para solucionar rápidamente fallas en el nuevo sistema, no es posible o será muy costoso probar todo, hay que saber reaccionar rápidamente ante cualquier problema después de la salida a producción y hay que ser flexibles y estar preparados incluso para dar algunas soluciones manuales. 

domingo, 11 de septiembre de 2016

Informe del MIT sobre Fintech, sugiere que el final de la banca esta cerca

continuación me permito transcribir el informe del MIT relacionado con las Fintech y el futuro del Banca tradicional, muy interesante, considero que de que no será en el corto plazo, pero desde ya debemos comenzar a trabajar...

El nuevo informe sobre Fintech del MIT, publicado en agosto con el título Digital Banking Manifesto: The End of Banks? (en español: “Manifiesto de la banca digital: ¿El final de los bancos?”), explora el potencial de la banca digital y sugiere la posibilidad de un futuro sin bancos, no muy lejano.

El informe, elaborado por Alex Lipton, David Schrier y Alex Pentland, del Departamento Connection Science & Engineering del MIT, destaca la falta de innovación como mal endémico en el sector de la banca, debido, principalmente, a la poca competencia existente entre los bancos.

Según el documento del MIT, los bancos se han centrado en la mejora de sus interfaces (sistemas de front-end) para venderse mejor y captar nuevos clientes, pero los cambios han sido, en su mayoría, meramente estéticos, mientras que la realidad es que siguen encadenados a unas infraestructuras de oficinas con unos sistemas informáticos centralizados heredados del pasado y que hace tiempo que se han quedado obsoletos.

“Los bancos están tratando de parecer innovadores y modernos, construyendo unas interfaces digitales increíbles… Pero es como poner lápiz de labios en un cerdo; en última instancia, sigue siendo un cerdo y la nueva intarfaz continúa ejecutándose sobre un sistema digital de back-end horrible”. Cita de Mark Mullen, CEO de Atom, incluida en el informe.

Esta falta de competencia y de innovación entre los bancos ha dado lugar, en la mayoría de los casos, a unos servicios de atención al cliente poco satisfactorios, con los que han podido sobrevivir a lo largo de los años, únicamente, debido a que los consumidores no tenían ninguna otra alternativa viable.

Algunos, sin embargo, han sabido ver un importante nicho de mercado en esta debilidad de la banca, dando lugar en los últimos años a toda una serie de empresas de tecnologías financieras, también denominadas Fintech, que ofrecen servicios financieros innovadores.

“En los últimos cuatro años, la inversión de capital riesgo en Fintech ha aumentado más de un 600%“, destaca David Shrier, Director del Departamento Connection Science del MIT y profesor principal del nuevo curso certificado en línea sobre Fintech de la universidad: Future Commerce. “Con miles de millones de dólares fluyendo hacia el sector, están listas para perturbar el negocio de instituciones destacadas, como Goldman Sachs, Morgan Stanley y UBS. Y esas grandes empresas están luchando por resistir”.

Con este panorama, el informe prevé la aparición de todo un nuevo ecosistema financiero, dominado, principalmente, por la banca digital y las monedas virtuales; y en el que las innovaciones transformarán por completo las relaciones entre los bancos y sus clientes.

Destaca especialmente el concepto descrito en el informe como “Banco de las cosas” (Bank of Things o BoT), en el que el servicio bancario de un cliente aproveche la futura implantación del denominado Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) para responder automáticamente a las necesidades que vayan surgiendo, como por ejemplo: recomendar contratistas, seleccionar diferentes ofertas, ayudar al cliente a elegir la más adecuada e, incluso, conseguir la financiación, en caso de recibir una notificación de daños en el tejado de la vivienda del cliente.

El informe sobre Fintech del MIT hace una enumeración detallada de los mínimos que debería ofrecer la banca digital en el futuro desde tres puntos de vista diferentes: los clientes, los inversores y los propios bancos.

Y destaca la importancia de que los bancos se apresuren a poner en marcha una renovación integral, con el fin de poder hacer frente a gigantes como Google, Amazon, Facebook o Alibaba, cuya competencia en materia de pagos y monederos digitales podría ser muy dura en los próximos años.

Dependiendo de su capacidad de respuesta, el informe contempla dos posibilidades:
Que los bancos existentes mejoren lo suficiente y con la suficiente rapidez como para sobrevivir a la fuerte competencia de las Fintech, digitalizando y automatizando sus sistemas con la incorporación de tecnologías avanzadas, como la criptografía y los libros mayores distribuidos, la inteligencia artificial, los Dig data o el aprendizaje profundo.

Que estas nuevas tecnologías lleven a la completa desaparición de los bancos. El informe pone como ejemplo la popular aplicación de mensajería china WeChat, propiedad de Tencent, que se está convirtiendo rápidamente en uno de los participantes destacados del sector Fintech, incorporando, poco a poco y de forma prácticamente inadvertida, en su red social, diversos servicios financieros que facilitan la vida de sus usuarios. Los autores del informe lo denominan “la banca invisible”.

En cualquier caso, señala que todavía existen numerosas limitaciones, especialmente legales, para estas empresas que carecen del estatus de banco.

Todavía está por ver si ese sistema de “Banca invisible” perfectamente integrado en la vida diaria de los consumidores acabará realmente por triunfar, a pesar de las dificultades actuales. De lo que no hay duda, según las conclusiones del informe, es de que el modelo de banca actual desaparecerá con el tiempo. No obstante, señala que, en un futuro inmediato, habrá un período de transición en el que los bancos digitales tendrán su papel en la vida cotidiana como impulsores y facilitadores de las transacciones.

Fuente: www.fin-tech.es

lunes, 8 de agosto de 2016

La Economía de las APIs

Las APIs (Application programming interfaces) han pasado de ser un elemento netamente técnico a un modelo de negocio, es una forma de hacer negocios con la información que se posee.

Las APIs se ha convertido hoy en día en la principal interface para que los clientes accedan a productos y servicios sobre una base tecnológica y constituyen un canal clave para las empresas, en términos más sencillos, si tu empresa u organización posee tecnología y produce información, las APIs son el nuevo menú para que tus clientes accedan a tu catálogo de productos y servicios y los consuman en tiempo real bajo demanda.

En gran parte de la industria, los límites de la empresa tradicional están desapareciendo, pues las organizaciones están ampliando las funcionalidades de aplicaciones y datos in situ a los diferentes canales asociadas propios y de terceros, la web, las aplicaciones móviles, los dispositivos móviles y la nube. Las APIs forman la base de este nuevo tipo de empresas accesibles, lo que les permite reutilizar sus activos de información existentes.


Sin embargo, no es de extrañar que la exposición de sistemas in situ a través de las APIs pueda entrañar también una serie de nuevos desafíos de seguridad y gestión. El concepto de las APIs lógicamente también supone prever riesgos y por lo tanto esta relacionado a un conjunto de lineamientos, procesos y tecnologías surgidos en los últimos años con el fin de ayudar a las empresas a superar estos desafíos y así obtener mayor confianza en la implementación de estos nuevos servicios.

martes, 26 de julio de 2016

Innovar: Prepararse, no preocuparse

Las nuevas tecnologías y la necesidad de diferenciarse y generar valor agregado, aceleran y hacen más complejos nuestros contextos de negocio. Nuevos competidores emergen con propuestas innovadoras que ofrecen más por menos, con modelos de negocio flexibles, de rápida adaptación y costos menores que aquellos que brindan las empresas tradicionales.

Uber y Airbnb representan esta realidad. Pero no sólo taxis y hoteles están bajo amenaza. Las industrias de energía, servicios financieros, viajes, ventas minoristas, TV, salud y varias otras cambiarán significativamente y muy pronto.

No vale la pena solo preocuparse, pero sí prepararse. Cualquier empresa de cualquier industria puede ser transformada –en pocos años- con innovación. Pero ¿cómo se transforma una organización tradicional en intensivamente innovadora? ¿Cómo se mide la innovación? La respuesta ya es conocida y funciona:  gestionar los indicadores financieros provenientes de ella (Ebitda).

Son muchas las empresas que ya miden la Intensidad de Innovación, entendida como el porcentaje de ingresos que provienen de soluciones creadas por la compañía en un período de no más de cinco años.

La única condición inicial es que quienes lideran la compañía asuman su responsabilidad sobre los resultados de la innovación. En principio, los gerentes y colaboradores de la empresa no creerán que es posible. Pero una vez que la compañía ha superado el reto de innovar, el proceso de transformación se vuelve irreversible y natural.

domingo, 26 de junio de 2016

Tendencias tecnológicas que van a transformar al sector financiero en los próximos años

La inteligencia artificial y de cliente, la digitalización, la ciberseguridad y FinTech, entre las diez tendencias que están transformando el sector financiero “Imagina que eres un directivo del sector financiero. Que estás compitiendo con un banco global, low-cost, multiservicio y digital. En el que los clientes acceden a sus cuentas a través del móvil, realizan pagos con solo tocar sus dispositivos wearables y gestionan sus inversiones a través de herramientas de inteligencia artificial basadas en sus objetivos de ahorro y en su nivel de aversión al riesgo... Hoy en día no existe un competidor así pero en los próximos años existirá”. Así comienza el informe Financial Services Technology 2020 and Beyond, elaborado por PwC, que analiza las diez grandes tendencias relacionadas con la tecnología que van a transformar al sector financiero en los próximos cuatro años y que son FinTech; la economía colaborativa; Blockchain; la inteligencia artificial y la robótica; la nube; la ciberseguridad; el empuje de Asia como centro tecnológico y de innovación; la inteligencia de cliente; la tecnología aplicada en el ámbito de la regulación y la digitalización de todos los procesos y actividades.

1. Fintech, lo inundará todo. En 2014, la inversión mundial en FinTech se multiplicó por tres, hasta alcanzar los 12.000 millones de dólares. Y, ese mismo año, la banca invirtió 215.000 millones de dólares en tecnologías de la información -software, hardware, y en servicios internos y externos-. A pesar de la regulación y de otras barreras de entrada, ya existe una gran demandada de servicios relacionados con FinTech tanto en el ámbito de la banca retail y de consumo como en de la banca privada y de gestión de patrimonios. Algunos buenos ejemplos son el fuerte aumento de la financiación de plataformas robotizadas de inversión, la aparición de compañías tecnológicas que ya operan el mercado de préstamos con muy bajos costes o las numerosas iniciativas en el campo de los medios de pago.
2. La economía colaborativa también impactará en el sector financiero. En 2020, los ciudadanos seguirán necesitando los servicios que hoy en día prestan las entidades financieras pero, quizás, ya no acudirán a un banco. La llamada economía colaborativa ha transformado sectores como el del transporte o el del alojamiento turístico y el sector financiero puede ser el siguiente. En este caso estaríamos hablando, por ejemplo, del uso de las tecnologías de la información para relacionar de forma mucho más eficiente a aquellos que tienen capital con los que buscan financiación, en lugar de acudir a la intermediación de un banco. Ya tenemos ejemplos en el Reino Unido, Estados Unidos y China de plataformas de préstamos entre particulares –en inglés, peer to peer lending- en la que confluyen personas que necesitan dinero e inversores que quieren prestarlo para obtener una rentabilidad; y donde el tipo de interés fijado viene dado por el nivel de riesgo que determina la propia plataforma.
3. Blockchain, la revolución. El año pasado, trece compañías de Blockchain fueron capaces de atraer más de 365 millones de dólares de inversión y se estima que, a principios de 2016, esta cantidad haya superado ya los mil millones de dólares. Según una reciente encuesta realizada por PwC entre directivos del sector financiero en todo el mundo, el 56% reconoce la importancia que va a tener Blockchain en sus negocios pero el 57% no sabe cómo responder a los desafíos que plantea. Las dos principales ventajas que hace que esta tecnología esté atrayendo la atención tanto de los directivos de las entidades financieras como de start-ups y de compañías de capital riesgo son, por un lado, la posibilidad reducir considerablemente el coste de las infraestructuras y plataformas internas de los bancos y, en segundo lugar, porque las aplicaciones de esta tecnología son prácticamente ilimitadas y van desde las transacciones financieras hasta automatización de procesos contractuales.
4. Robotización e inteligencia artificial. Según el informe, la aplicación de la robotización y de la inteligencia artificial en el sector financiero evolucionará de una forma parecida a lo que fue la llegada de los cajeros automáticos. En los próximos cinco años veremos cómo se produce un salto en la utilización de este tipo de tecnología: de usarse en aplicaciones concretas –por ejemplo, ya se utiliza en el ámbito de los medios de pago para la detección del fraude- a integrarla totalmente dentro del día a día y en todas las actividades de las entidades financieras.
5. La nube o el cloud computing será la infraestructura dominante. En la actualidad muchas entidades solo utilizan la nube para alojar procesos de negocios que no forman parte de su actividad principal –funciones de CRM, contabilidad financiera o recursos humanos-. Pero en 2020 se espera que también integre otras áreas más estratégicas como, por ejemplo, los pagos o la calificación de créditos, empujados por la fuerte caída que están experimentado los costes de almacenamiento de datos en la nube. Una buena muestra de este auge es que, en 2015, la inversión en esta tecnología en todo el mundo aumentó un 26% hasta los 33.400 millones de dólares.
6. La ciberseguridad y el Internet de las Cosas. La ciberseguridad ya es una de las principales preocupaciones de los máximos ejecutivos de las entidades financieras y esa situación no hará sino continuar en los próximos años como consecuencia, entre otros factores, del rápido crecimiento del internet de las cosas, especialmente en las áreas de pagos, seguros y banca comercial. El estudio estima que en 2020 podría haber en el mundo 25.000 millones de dispositivos conectados.
7. Asia emergerá como el centro de la innovación tecnológica. China tiene ya el mayor mercado mundial de préstamos entre particulares y es el país con mayor número de usuarios de telefonía móvil. Asia se ha convertido en el líder mundial en investigación y desarrollo y, en el ámbito de las FinTech, es el segundo mercado más atractivo para los inversores sólo por detrás de Estados Unidos. En 2020, se prevé que muchas de las grandes entidades financieras de Estados Unidos sitúen sus centros de innovación en Asia y aprovechen, así, las ventajas de un mercado con menores costes, con una fuerza laboral altamente capacitada en materia tecnológica y con un sector financiero de gran tamaño, ideal para testar el lanzamiento de nuevos productos y servicios.
8. La inteligencia de cliente, la mejor forma empujar los ingresos y la rentabilidad. En 2020, se estima que haya en el mundo veinte veces más datos de los que tenemos ahora. Esto supondrá una gran oportunidad para que las entidades financieras conozcan, en tiempo real, lo que reamente les están pidiendo sus clientes. El análisis de datos, será una de las claves del crecimiento.
9. Los reguladores también mirarán a la tecnología. Los reguladores no escaparan al tsunami tecnológico que está viviendo el sector financiero y en los próximos años integrarán muchas de las nuevas herramientas para la recogida y análisis de datos con el objetivo de ser más efectivos a la hora de monitorizar a la entidades financieras y ser capaces, a la vez, de predecir de forma más efectiva potenciales problemas, en lugar de actuar una vez que estos ya se han producido.
10. La digitalización de todos los procesos y actividades. En conclusión, podemos decir que la digitalización será (ya es) para la entidades financieras la corriente que lo envolverá todo. Desde la experiencia del cliente hasta la eficiencia operativa; desde los medios de pago, pasando por la gestión de activos, los seguros y los mercado de capitales.
Para Salvador Nacenta, socio del Sector Financiero de PwC, “la evolución de la tecnología en el sector financiero se constituirá en una palanca de máxima potencia para la generación de nuevos modelos de negocio, mejorar la experiencia el cliente y reducir costes significativamente. Estas tendencias, por tanto, deben de verse como una oportunidad para las entidades bancarias y aseguradoras y es por ello que el sector financiero debe estar ya trabajando sobre ellas, analizando cómo incorporarlas y transformar sus modelos operativos. Sólo si se ignoran o se minusvaloran podrían transformarse en amenaza individual para aquellas entidades que así lo hagan”.
Fuente: http://diarioresponsable.com/noticias