lunes, 8 de agosto de 2016

La Economía de las APIs

Las APIs (Application programming interfaces) han pasado de ser un elemento netamente técnico a un modelo de negocio, es una forma de hacer negocios con la información que se posee.

Las APIs se ha convertido hoy en día en la principal interface para que los clientes accedan a productos y servicios sobre una base tecnológica y constituyen un canal clave para las empresas, en términos más sencillos, si tu empresa u organización posee tecnología y produce información, las APIs son el nuevo menú para que tus clientes accedan a tu catálogo de productos y servicios y los consuman en tiempo real bajo demanda.

En gran parte de la industria, los límites de la empresa tradicional están desapareciendo, pues las organizaciones están ampliando las funcionalidades de aplicaciones y datos in situ a los diferentes canales asociadas propios y de terceros, la web, las aplicaciones móviles, los dispositivos móviles y la nube. Las APIs forman la base de este nuevo tipo de empresas accesibles, lo que les permite reutilizar sus activos de información existentes.


Sin embargo, no es de extrañar que la exposición de sistemas in situ a través de las APIs pueda entrañar también una serie de nuevos desafíos de seguridad y gestión. El concepto de las APIs lógicamente también supone prever riesgos y por lo tanto esta relacionado a un conjunto de lineamientos, procesos y tecnologías surgidos en los últimos años con el fin de ayudar a las empresas a superar estos desafíos y así obtener mayor confianza en la implementación de estos nuevos servicios.

martes, 26 de julio de 2016

Innovar: Prepararse, no preocuparse

Las nuevas tecnologías y la necesidad de diferenciarse y generar valor agregado, aceleran y hacen más complejos nuestros contextos de negocio. Nuevos competidores emergen con propuestas innovadoras que ofrecen más por menos, con modelos de negocio flexibles, de rápida adaptación y costos menores que aquellos que brindan las empresas tradicionales.

Uber y Airbnb representan esta realidad. Pero no sólo taxis y hoteles están bajo amenaza. Las industrias de energía, servicios financieros, viajes, ventas minoristas, TV, salud y varias otras cambiarán significativamente y muy pronto.

No vale la pena solo preocuparse, pero sí prepararse. Cualquier empresa de cualquier industria puede ser transformada –en pocos años- con innovación. Pero ¿cómo se transforma una organización tradicional en intensivamente innovadora? ¿Cómo se mide la innovación? La respuesta ya es conocida y funciona:  gestionar los indicadores financieros provenientes de ella (Ebitda).

Son muchas las empresas que ya miden la Intensidad de Innovación, entendida como el porcentaje de ingresos que provienen de soluciones creadas por la compañía en un período de no más de cinco años.

La única condición inicial es que quienes lideran la compañía asuman su responsabilidad sobre los resultados de la innovación. En principio, los gerentes y colaboradores de la empresa no creerán que es posible. Pero una vez que la compañía ha superado el reto de innovar, el proceso de transformación se vuelve irreversible y natural.

domingo, 26 de junio de 2016

Tendencias tecnológicas que van a transformar al sector financiero en los próximos años

La inteligencia artificial y de cliente, la digitalización, la ciberseguridad y FinTech, entre las diez tendencias que están transformando el sector financiero “Imagina que eres un directivo del sector financiero. Que estás compitiendo con un banco global, low-cost, multiservicio y digital. En el que los clientes acceden a sus cuentas a través del móvil, realizan pagos con solo tocar sus dispositivos wearables y gestionan sus inversiones a través de herramientas de inteligencia artificial basadas en sus objetivos de ahorro y en su nivel de aversión al riesgo... Hoy en día no existe un competidor así pero en los próximos años existirá”. Así comienza el informe Financial Services Technology 2020 and Beyond, elaborado por PwC, que analiza las diez grandes tendencias relacionadas con la tecnología que van a transformar al sector financiero en los próximos cuatro años y que son FinTech; la economía colaborativa; Blockchain; la inteligencia artificial y la robótica; la nube; la ciberseguridad; el empuje de Asia como centro tecnológico y de innovación; la inteligencia de cliente; la tecnología aplicada en el ámbito de la regulación y la digitalización de todos los procesos y actividades.

1. Fintech, lo inundará todo. En 2014, la inversión mundial en FinTech se multiplicó por tres, hasta alcanzar los 12.000 millones de dólares. Y, ese mismo año, la banca invirtió 215.000 millones de dólares en tecnologías de la información -software, hardware, y en servicios internos y externos-. A pesar de la regulación y de otras barreras de entrada, ya existe una gran demandada de servicios relacionados con FinTech tanto en el ámbito de la banca retail y de consumo como en de la banca privada y de gestión de patrimonios. Algunos buenos ejemplos son el fuerte aumento de la financiación de plataformas robotizadas de inversión, la aparición de compañías tecnológicas que ya operan el mercado de préstamos con muy bajos costes o las numerosas iniciativas en el campo de los medios de pago.
2. La economía colaborativa también impactará en el sector financiero. En 2020, los ciudadanos seguirán necesitando los servicios que hoy en día prestan las entidades financieras pero, quizás, ya no acudirán a un banco. La llamada economía colaborativa ha transformado sectores como el del transporte o el del alojamiento turístico y el sector financiero puede ser el siguiente. En este caso estaríamos hablando, por ejemplo, del uso de las tecnologías de la información para relacionar de forma mucho más eficiente a aquellos que tienen capital con los que buscan financiación, en lugar de acudir a la intermediación de un banco. Ya tenemos ejemplos en el Reino Unido, Estados Unidos y China de plataformas de préstamos entre particulares –en inglés, peer to peer lending- en la que confluyen personas que necesitan dinero e inversores que quieren prestarlo para obtener una rentabilidad; y donde el tipo de interés fijado viene dado por el nivel de riesgo que determina la propia plataforma.
3. Blockchain, la revolución. El año pasado, trece compañías de Blockchain fueron capaces de atraer más de 365 millones de dólares de inversión y se estima que, a principios de 2016, esta cantidad haya superado ya los mil millones de dólares. Según una reciente encuesta realizada por PwC entre directivos del sector financiero en todo el mundo, el 56% reconoce la importancia que va a tener Blockchain en sus negocios pero el 57% no sabe cómo responder a los desafíos que plantea. Las dos principales ventajas que hace que esta tecnología esté atrayendo la atención tanto de los directivos de las entidades financieras como de start-ups y de compañías de capital riesgo son, por un lado, la posibilidad reducir considerablemente el coste de las infraestructuras y plataformas internas de los bancos y, en segundo lugar, porque las aplicaciones de esta tecnología son prácticamente ilimitadas y van desde las transacciones financieras hasta automatización de procesos contractuales.
4. Robotización e inteligencia artificial. Según el informe, la aplicación de la robotización y de la inteligencia artificial en el sector financiero evolucionará de una forma parecida a lo que fue la llegada de los cajeros automáticos. En los próximos cinco años veremos cómo se produce un salto en la utilización de este tipo de tecnología: de usarse en aplicaciones concretas –por ejemplo, ya se utiliza en el ámbito de los medios de pago para la detección del fraude- a integrarla totalmente dentro del día a día y en todas las actividades de las entidades financieras.
5. La nube o el cloud computing será la infraestructura dominante. En la actualidad muchas entidades solo utilizan la nube para alojar procesos de negocios que no forman parte de su actividad principal –funciones de CRM, contabilidad financiera o recursos humanos-. Pero en 2020 se espera que también integre otras áreas más estratégicas como, por ejemplo, los pagos o la calificación de créditos, empujados por la fuerte caída que están experimentado los costes de almacenamiento de datos en la nube. Una buena muestra de este auge es que, en 2015, la inversión en esta tecnología en todo el mundo aumentó un 26% hasta los 33.400 millones de dólares.
6. La ciberseguridad y el Internet de las Cosas. La ciberseguridad ya es una de las principales preocupaciones de los máximos ejecutivos de las entidades financieras y esa situación no hará sino continuar en los próximos años como consecuencia, entre otros factores, del rápido crecimiento del internet de las cosas, especialmente en las áreas de pagos, seguros y banca comercial. El estudio estima que en 2020 podría haber en el mundo 25.000 millones de dispositivos conectados.
7. Asia emergerá como el centro de la innovación tecnológica. China tiene ya el mayor mercado mundial de préstamos entre particulares y es el país con mayor número de usuarios de telefonía móvil. Asia se ha convertido en el líder mundial en investigación y desarrollo y, en el ámbito de las FinTech, es el segundo mercado más atractivo para los inversores sólo por detrás de Estados Unidos. En 2020, se prevé que muchas de las grandes entidades financieras de Estados Unidos sitúen sus centros de innovación en Asia y aprovechen, así, las ventajas de un mercado con menores costes, con una fuerza laboral altamente capacitada en materia tecnológica y con un sector financiero de gran tamaño, ideal para testar el lanzamiento de nuevos productos y servicios.
8. La inteligencia de cliente, la mejor forma empujar los ingresos y la rentabilidad. En 2020, se estima que haya en el mundo veinte veces más datos de los que tenemos ahora. Esto supondrá una gran oportunidad para que las entidades financieras conozcan, en tiempo real, lo que reamente les están pidiendo sus clientes. El análisis de datos, será una de las claves del crecimiento.
9. Los reguladores también mirarán a la tecnología. Los reguladores no escaparan al tsunami tecnológico que está viviendo el sector financiero y en los próximos años integrarán muchas de las nuevas herramientas para la recogida y análisis de datos con el objetivo de ser más efectivos a la hora de monitorizar a la entidades financieras y ser capaces, a la vez, de predecir de forma más efectiva potenciales problemas, en lugar de actuar una vez que estos ya se han producido.
10. La digitalización de todos los procesos y actividades. En conclusión, podemos decir que la digitalización será (ya es) para la entidades financieras la corriente que lo envolverá todo. Desde la experiencia del cliente hasta la eficiencia operativa; desde los medios de pago, pasando por la gestión de activos, los seguros y los mercado de capitales.
Para Salvador Nacenta, socio del Sector Financiero de PwC, “la evolución de la tecnología en el sector financiero se constituirá en una palanca de máxima potencia para la generación de nuevos modelos de negocio, mejorar la experiencia el cliente y reducir costes significativamente. Estas tendencias, por tanto, deben de verse como una oportunidad para las entidades bancarias y aseguradoras y es por ello que el sector financiero debe estar ya trabajando sobre ellas, analizando cómo incorporarlas y transformar sus modelos operativos. Sólo si se ignoran o se minusvaloran podrían transformarse en amenaza individual para aquellas entidades que así lo hagan”.
Fuente: http://diarioresponsable.com/noticias

martes, 12 de abril de 2016

Blockchain en la Banca del futuro (Bitcoin)

Luego de ser una tecnología misteriosa, incluso cuestionada por muchos en su inicio, Blockchain  se ha ganado la atención de muchos jugadores ya establecidos tales como el mercado bancario y financiero. Aunque es un tema complejo de explicar, a continuación trataré de exponer algunas de sus características.

Bitcoin es la primera aplicación de la tecnología Blockchain, también conocida como crtiptomoneda, y que ha demostrado que es posible crear el –Dinero Digital- permitiendo a los miembros de la red (blockchain)  realizar transacciones directamente y de forma anónima, sin la participación de ninguna autoridad central o intermediario.

Blockchain, es un protocolo que mediante un mecanismo de bloques, consigue de forma ingeniosa construir un medio de pago que no necesita tener la confianza de un tercero para realizar transacciones. Esto quiere decir que no se necesita de una tercera parte que de confianza a la realización de la transferencia de dinero, como es un banco o una pasarela de pago. La ventaja de esto es sencilla, ahorro de dinero en comisiones, seguridad y confianza en la transacción.

En estos últimos años todas las grandes instituciones financieras del mundo se han dado cuenta del potencial de la tecnología asociado a Blockchain,  se considera que el futuro de las finanzas podría estar dominado por esta tecnología, una moneda mundial con una infraestructura eficiente que va a cambiar la banca a nivel mundial. El Bitcoin podría ser a los medios de pago lo que fue email cuando revolucionó la comunicación.

sábado, 9 de abril de 2016

Fintech & APIs: Haciendo un banco programable

Las instituciones bancarias son generalmente descritas como grandes elefantes, lentos para caminar y pero aún para cambiar, algunos incluso sumergidos en la obsolescencia, esto ya no será por mucho tiempo ya que el sector de la Fintech está creciendo con su tecnología abierta y programable.

Incluso las grandes instituciones financieras de los Estados Unidos y algunas Europeas reconocen los beneficios de la apertura de los sistemas internos para los desarrolladores de terceras partes para integrarse en nuevas aplicaciones.

En esta época de los servicios bancarios alternativos, cada día estamos viendo más una diversidad de servicios que abarcan las nuevas expectativas de los consumidores provocado por el Internet y los dispositivos móviles.

Ya se habla de proyectos Open Bank que se están gestando para dirigir la revolución bancaria, todo esto orientado hacia un nuevo mercado financiero a elección del cliente, servicios de terceros y datos abiertos, todo ello controlado por APIs que prácticamente hacen que los bancos sean programables.

La Banca del Futuro - Ubersalización

Unos de los temas que me apasionan y en los que me encuentro inmerso a profundidad es la innovación, la cual lógicamente está casada y prohibido divorciarse de la tecnología, por ahora seguiremos hablando de la innovación en la industria bancaria especialmente en lo relacionado con las Fintech. Según la visión del CEO de Kantox y Presidente de la Asociación Española de Fintech Philippe Gelis, que de cumplirse dejaría a la banca tradicional en un lugar incómodo. Eso, sin tener en cuenta el papel que puedan tener los gigantes actuales del sector tecnológico (Amazon, Apple, Google, etc.).

Todos los sectores acabarán siendo “uberizados”, pero, al parecer, la mayoría de los bancos tradicionales todavía creen que en su caso será diferente, posiblemente porque creen que las estrictas regulaciones les protegerán y pondrán límites al crecimiento del sector Fintech en algún momento. Lo que los banqueros no parecen comprender es que las empresas tecnológicas son lo suficientemente ágiles como para aprovechar cualquier tipo de regulación.

Asimismo en los clientes como en las empresas se está despertando un enorme apetito por las finanzas alternativas. Ya no se considera a los bancos como socios confiables y peor aún en nuestro país, sino como meros proveedores que miran por sus propios intereses y beneficios a corto plazo.

La fragmentación de los servicios alrededor de un núcleo de bancos digitales. Imagina que eres un cliente de este “banco fintech” y que necesitas un préstamo. Te es indiferente si quien te proporciona el préstamo es Lending Club o el Bank of America, lo que quieres es un proceso rápido y sin complicaciones para obtener tu préstamo, y el tipo de interés más bajo posible.

Así que, a través de la API, el “banco Fintech” consultará con sus terceros y te ofrecerá el préstamo que mejor se adapte a tus necesidades.

Cambiar o morir? De cualquier forma, la reinvención de la banca ante la revolución tecnológica será fascinante de observar.

lunes, 29 de febrero de 2016

ATMs libres de tarjetas


Se espera que muy pronto los bancos y cooperativas de crédito en USA, empiecen a desplegar cajeros automáticos libres de “tarjetas” ofreciendo un tipo de transacciones que según algunos expertos eliminará las perdidas por fraude (skimming) y al mismo tiempo abrirá nuevas puertas para los pagos móviles.

Aunque el mercado bancario norteamericano está a la zaga del uso de transacciones sin contacto,  a nivel mundial los principales sistemas de transporte sin contacto ya han venido utilizando esta tecnología (NFC) desde hace muchos años.

Las instituciones financieras están reconociendo que la realidad es que los teléfonos inteligentes pueden llegar a ser la forma en que la mayoría de los clientes tengan acceso a los cajeros automáticos en el futuro.

Además los principales fabricantes de cajeros automáticos  (NCR, Diebold) ya han venido trabajando junto a instituciones financieras globales en la implementación de ATMs que incorporan la funcionalidad sin tarjeta.